jueves, 10 de diciembre de 2009

Autora: Érika Gael

Érika Gael ha supuesto para mí un toda una revelación.
Esta escritora no surge de la Nada. Lleva tiempo escribiendo. Y que lo hace inusitadamente bien no es una noticia para los que siguen su blog, porque cada relato con el que nos maravilla resulta una verdadera obra de arte.
Pero queremos saber más cosas de esta autora tan especial. Queremos hacerla más nuestra.
Tengo el pálpito de que esta autora llegará lejos en el mundo de la literatura.
He tenido el gusto de leerla y de disfrutar con cada una de sus historias, por eso quiero compartir con vosotros la experiencia de esta entrevista.
Seguro que os va a entusiasmar.
Gracias, Érika, por concedernos tus palabras, todo un regalo.


-Érika, sabemos que llevas tiempo escribiendo y que en tu blog hay relatos de todo tipo, artículos estupendos y hasta reflexiones. Cuéntanos algo más de ti. De dónde eres, qué estudias, dónde vas…

-Probablemente la última cuestión sea la más fácil de responder para mí ahora mismo. Voy de cabeza al abismo, jeje. Trataré de explicarme mejor. Estoy en el último curso de Psicología y el panorama laboral no resulta nada alentador, pero la literatura me ha enseñado una lección que también se puede aplicar en este caso: nunca se sabe cómo ni dónde vas a terminar. Mi vida ha sido una sucesión de tumbos que me han dejado en el lugar en el que estoy ahora: nací en Oviedo hace veinticuatro años, pero viví dos de ellos en Valladolid, he pasado por colegios mayores, pisos de estudiantes, la temida vuelta a casa… He cambiado tres veces de carrera (y casi podría decirse que de vocación), y ni siquiera los libros han sido una constante a lo largo de ese periplo, porque los he amado y odiado a partes iguales. Se supone que en esta pregunta la gente suele responder eso de: Si yo soy muy normal, me gusta lo mismo que al resto de la gente… Pero es que, en mi caso, no soy para nada normal, jajaja. Soy una tía bastante rara y fuera de lo común, lo reconozco.

-A veces nos sorprendes con un artículo en el que se nota que estás baja de moral. Como todos, alguna vez, sólo que tú escribes y al leerte levantas el ánimo. Esto es muy curioso. ¿Para ti, escribir es un modo de visitar el psicoanalista?

-Uy, uy, uy, que soy seguidora del conductismo y a mí las teorías del señor Freud me producen cierta repulsión… En serio, para mí escribir es el único modo que he encontrado hasta la fecha de poder ser yo misma con total libertad. Y ser yo misma implica estar un día en la cima y al siguiente en el lodo, soy así de extremista. De hecho, el blog nació como un contenedor en el que volcar todas aquellas preocupaciones y disgustos que me provocaba la literatura. Siempre creí que escribía mal, MUY mal, de hecho, y el blog me sirvió tanto como vía de escape para esos malos momentos como para enfrentarme de una vez por todas al juicio de los demás.

-Hay un relato corto en tu blog que me llamó la atención: Me duelan las alas de cargar con ellas. ¿Este tipo de artículos se te ocurren sin más o son trocitos de ti misma?

-¡Es que ese día me dolían las alas de verdad!, jajaja. En general, creo que es difícil escribir sobre algo que desconocemos, pero escribir sobre lo que nos toca la fibra resulta desconcertantemente sencillo. Muchos de los artículos de mi blog se me ocurrieron de repente, casi sin verlos venir, pero todos ellos tuvieron un impulso detrás que les dio vida. Son retazos de mí misma, incoherentes muchas veces a ojos externos, pero reales y palpables desde mi punto de vista.

-¿Por qué empezaste a escribir? ¿Qué te impulsó a hacerlo?

-El aburrimiento estival cuando tenía ocho años. Y la necesidad de dejar fluir mi vena artística a los diecisiete. Y también la frustración de sentirme incapacitada para la escritura a los veintiuno. Como puedes ver, eso de que fui dando tumbos también en esto es cierto.

-¿Cómo calificarías tus novelas? ¿Románticas, eróticas, tiernas?

-Supongo que como un equilibrio entre todas esas cosas. Los personajes complejos y con matices tienen que dar rienda suelta a sentimientos complejos. Me gustan los amores épicos, las historias que no dejan indiferente, y considero que para lograrlas tiene que haber un mucho de todo: amor, dolor, sexo y ternura. Y humor, eso siempre.

-Dinos algo de tu obra. ¿Qué novela o narración corta tienes alojada en un lugar especial de tu alma? ¿Tal vez Alfileres en el corazón?

-Madre mía, Alfileres en el corazón… Lo escribí tan rápido que ni siquiera me dio tiempo a cogerle gustillo. Y que conste que ese relato me encanta, pero fue más una terapia sedante que una auténtica creación. Había enlazado una escena dramática tras otra en el clímax de mi última novela y necesitaba la chispa de desenfado y frivolidad que me aportaron Elvis Presley, el Museo del Vudú y la desastrosa Danielle. Pero he de decir que mi corazón pertenece por entero a Noche de Mardi Gras. Cuando le puse el punto y final, no quedaban de mi alma ni las cenizas.

-¿Te consideras osada cuando escribes escenas de sexo? ¿Las piensas mucho antes de plasmarlas en el papel?

-Más que osada, diría que me gusta aportarles a todas un toque original. Estoy muy cansada de leer cinco o seis libros seguidos de una misma autora y darme cuenta de que sigue un patrón rígido a la hora de describir las relaciones sexuales de sus protagonistas. Para mí, cada escena es diferente, igual que no hay dos relaciones iguales, y por eso nunca reflexiono antes de llevarlas al papel. Si lo hiciera, perderían la espontaneidad y emoción que requieren.

-Dinos algun@s escritores que leas, para conocer un poco más tus gustos.

-Mis gustos son muy variopintos, desde clásicos como Lope, Wilde, Goethe o Stendhal, hasta contemporáneos como Lorenzo Silva, Jonathan Safran Foer, Alessandro Baricco o David Cantero. Y por encima de todos ellos, el líder de mi panteón particular: José Carlos Somoza. Encadeno sin remordimientos el romanticismo con la novela histórica, negra, sentimental y de ciencia ficción. Respecto a la novela romántica, tampoco suelo hacerle ascos a ningún subgénero, pero me declaro fan acérrima del romance paranormal al más puro estilo Sherrilyn Kenyon.

-Supongo que hace tiempo no te imaginabas estar tan imbuida en este mundo de las letras ¿Qué piensas ahora? ¿Ves el futuro como escritora profesional mucho más claro?

-No, en este caso también me veo de cabeza hacia el abismo, jeje. Poder responder a estas preguntas hace un año era como un sueño imposible y pensaba que, si algún día sucedía, ya me podía morir tranquila. El problema es que mañana querré más, y pasado más todavía. Supongo que nos pasa a todos: los sueños cumplidos nunca son lo que esperamos, y no perdemos la ocasión de seguir tirando del hilo para ver si en algún momento alcanzamos esa satisfacción absoluta que no termina de llegar.

-Ha llegado la hora de hablar de tu última creación: Los Príncipes del Infierno. Dices que es una saga. ¿De cuántas novelas consta?

-En mi cabeza son ocho libros en total, uno por cada pecado capital, y la historia de Lucifer como colofón. Sin embargo, en el papel… aún estoy escribiendo la segunda. Espero tener la paciencia e ilusión suficiente para darles vida a todas; confío en que así será.

-A las puertas de un nuevo Apocalipsis, el demonio Astaroth, Archiduque del Infierno de Occidente…. Prometedora frase para una novela romántica. Astaroth es el protagonista de esta primera novela: Noche de Mardi Gras. ¿Qué nos puedes contar sobre ella?

-Que es mi bebé y que nadie me la toque, jajaja. Aunque quede muy mal viniendo de la autora, creo que Noche de Mardi Gras es una novela que sigue los cánones de la novela romántica paranormal, pero que, al mismo tiempo, da un giro a todo lo que ya conocemos. El resultado es sorprendente para el lector. Creo que lo que más han recalcado quienes la han leído es cómo los protagonistas van cambiando a lo largo de la trama, y lo que parecía una historia corriente entre dos jóvenes se transforma, ante nuestros ojos, en un amor de los que dejan huella.


-He tenido el placer de leer esta novela y te auguro mucho éxito. Está primorosamente escrita y documentada. ¿Qué esperanzas tienes puestas tú en Noche de Mardi Gras?

-Sinceramente, todas. Soy consciente de que el mundo editorial es muy difícil, a veces incluso utópico, pero después de tantas dudas respecto a mi valía, Noche de Mardi Gras me demostró que soy capaz de hacer aquello que me propongo y de hacerlo bien. Trabajé muy duro durante muchos meses para planificar esta novela; era mi capricho y quería que saliese perfecta, tal y como la había imaginado. No sólo dediqué horas y días a documentarme acerca de Nueva Orleans y los Ángeles Caídos, sino que también me esforcé por entrenarme emocionalmente para lo que se avecinaba: qué sentimientos y sensaciones quería plasmar en cada escena, dónde los quería y cómo. Cuando comencé a teclear el prólogo en mi ordenador, me sentía como si ya hubiese escrito la novela entera en mi cabeza no una, sino varias veces.


-Te doy las gracias por concedernos tu tiempo, Érika.
Considera esta entrevista como un pequeño galardón de todas aquellas que te seguimos y queremos.

-Muchísimas gracias a ti, Nieves, y a la gente que ha hecho posible que yo sea una de las autoras elegidas para aparecer en tu blog. Sé que a pesar de no tener ningún libro en el mercado es mucha la gente que me apoya y me hace llegar su cariño desde que esta aventura se inició. Espero poder recompensárselo pronto con buenas noticias y que mis Príncipes del Infierno estén algún día al alcance de todas aquellas personas que los anhelan.

16 comentarios:

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Hola Nieves amable, gracias por descubrirme a Érika, la seguiré, me interesa lo que dice, lo que siente, y eso en escrito ha de resultar una mezcla deliciosa, dulce, amaga, intensísima, seguro. Ánimos y mucha suerte, Érica.

Érika Gael dijo...

Ay, Nieves, qué emoción! Muchas gracias!!

Mientras Lees dijo...

No la conocía, gracias Nieves por enseñarme algo nuevo, seguro que la seguiré con muchas ansias

Anónimo dijo...

Yo, como tú Nieves, soy una rendida admiradora de Érika. Y, aunque no he tenido la suerte de leer Noche de Mardi Grass (y el resto de la saga cuando la acabe), estoy segura que en el momento en el que alguien la descubra, será un sonoro éxito. Ana Iturgaiz

Ángeles Ibirika dijo...

¡Ay, Nieves!, ¡cómo sabes dónde está lo bueno!

Érica es una de esas joyas que te encuentras cada cuatro milenios (milenio arriba, milenio abajo). Apartando el corazón enorme que tiene, y la vitalidad arrolladora, y la fantasía espectacular... Apartando un montón de cosas personales y maravillosas, es una escritora como la copa de un pino. Y sus Príncipes del Infierno, de los que he leído tan solo unos avances, no solo triunfarán. Revolucionarán la romántica paranormal.

Ella lo merece, sus Príncipes lo merecen, y las lectoras merecemos a alguien como ella.

Gracias, Nieves, por traerla aquí.

Gracias, Érica, por abrirnos un poquito más tu corazón.

Irdala dijo...

Érica Gael, "mi" niña, llegará tan alto y gustará tanto, que será todo un exitazo. No sólo escribe bien (muy bien), sino que tiene imaginación y sensibilidad a raudales. Es, además, una persona maravillosa.
Suerte, Érika, te mereces lo mejor... y lo tendrás.

Ay, qué falta hacen escritoras como las que estás presentando, Nieves.

Esther dijo...

Si es que no lo puedo evitar, Erika Gael es una de mis debilidades. Y sinceramente... a la porra con la Kenyon teniendo una Erika Gael. Gracias Nieveeeeees por esta entrevista. Me ha encantado, me ha puesto la piel de gallina.

Helena dijo...

Estoy convencida de que Erika llegará lejos. Escribe muy bien y es una maravilla.

jules dijo...

Fantástica entrevista que nos permite conocer un poquito más a esta joven promesa de las letras. Ah, yo empecé con 24 años, ¡qué nostalgia! Me paso por su blog y curioseo; haces muy bien en hacer estas entrevistas porque son un nexo de unión entre unos y otros. Felicidades, corazón!!!!

la guardiana dijo...

Ya era hora que se la reconociera, me parece fascinante. Un abrazo enorme

Alassë dijo...

Estupenda entrevista, sencilla y recogiendo en ella todo lo importante para abrirte las puertas a esta autora que entra pisando fuerte (y con motivo). ¡Cómo me alegro de que poquito a poco Érika vaya escalando! Que reconocimientos y pequeños-grandes empujes como éste la premien y la ilusionen. No es ningún secreto para ella que creo en todo el potencial que tiene y demostrará en papel... y que gracias a sus historias, los seguidores de tramas paranormales podemos tener esperanzas en el panorama de la literatura que está por llegar, un horizonte plagado -espero- de ideas frescas y calidad de la mano de futuras grandes escritoras como Érika Gael.

Victoria Rodríguez dijo...

Yo tampoco he tenido la suerte de leer Noche de Mardi Grass, pero estoy convencida de que no tardaremos mucho en verla publicada. Erika tiene fuerza, sensibilidad e imaginación a raudales y, además, es una escritora alucinante. Gracias, Nieves, por ofrecernos esta entrevista.

Anabel Botella dijo...

Qué buena entrevista. Felicidades por acercarnos a esta autora.

Un besito ;)

Pilar Cabero dijo...

Muchas gracias por la entrevista, Nieves.
Érika escribe muy bien.
Qué ganas tengo de ver a sus principes publicados.
Besitos

Nieves Hidalgo dijo...

Gracias, amigas, en nombre de esta autora.
Ya sabía yo que estas entrevistas os iban a acercar un poco más a ellas. Son verdaderos talentos.

Un beso a tod@s

Olivia Ardey dijo...

Me ha encantado la entrevista, felicidades a las dos. Erika escribe de maravilla porque utiliza los dedos y el corazón. La técnica la borda, eso es muy importante; pero no lo son menos las emociones. Y lo mejor de Erika es que sabe transmitirlas.