viernes, 13 de enero de 2017

Lee Lo que dure la eternidad

Dublín, Irlanda. Año 2004


Cristina se acomodó la correa del bolso sobre el hombro mientras observaba sus dos maletas avanzar sobre la cinta transportadora. El vuelo en Air Lingus resultó cómodo y corto, de apenas tres horas desde el momento del embarque y, afortunadamente, no le perdieron el equipaje como le había ocurrido en su último viaje a Bruselas. Manipuló su reloj para adecuarlo al horario local y empujó el carrito hasta situarse lo más próxima posible a la cinta. Por megafonía anunciaban la llegada del vuelo de París. El aeropuerto era un ir y venir de viajeros presurosos para tomar su vuelo o recoger su equipaje. Chiquillos que corrían entre los pasajeros, madres reprendiéndolos, gente cargada con bolsas de regalos. Cristina se sintió incómoda y deseosa de salir de allí. Cada vez odiaba más los viajes en avión, sobre todo desde que las medidas de seguridad habían convertido cada vuelo en una carrera de controles. Todo aquel trasiego de llegar con al menos una hora de antelación, facturar, esperar al embarque, pasar los detectores, soportar sentada en los estrechos asientos de la cabina hasta tomar pista, las prohibiciones de fumar... Para luego de un vuelo más o menos largo volver a empezar, pero a la inversa. Y nuevos paseos por pasillos interminables a través del aeropuerto para la recogida del equipaje. Y más esperas.

Cuando la primera de sus maletas se acercaba a ella, retorciéndose sobre la cinta como si quisiera escapar, se inclinó para recogerla. No le dio tiempo. Un brazo masculino se le adelantó, tomó el asa de la maleta y la levantó como si no pesase nada, aun cuando ella sabía que superaba los veinte kilos: al facturar en Barajas había tenido que pagar sobrepeso. Miró al hombre con interés y éste le devolvió una sonrisa de clínica odontológica y dientes esmaltados. Tenía un rostro tan encantador que Cristina no pudo por menos de responder con otra, mientras él colocaba la maleta en el carro. Luego, como si aquel gesto hubiera significado un permiso, se hizo cargo de la segunda para ponerla encima.

«Ligue seguro si lo quiero», pensó Cristina.

—¿Es la primera vez que viene a Dublín? —preguntó él.

Tenía una voz agradable y ligeramente ronca.

—Sí. Uno de esos destinos siempre deseados y nunca realizados —respondió ella en perfecto inglés.

—Sean Rosslare... —Le tendió una mano grande y morena.

—Cristina Ríos. —Ella se la estrechó, notando con agrado su vigor y apreciando el inmejorable Rólex de oro. Apreció el resto, valorando el costoso traje de lana que cubría aquel cuerpo firme y musculoso.

—¿Ríos? —Arqueó una ceja cobriza, como su cabello.
El brillo de sus ojos azules confirmó a Cristina que, en efecto, allí había un flirteo anunciado—. Habría jurado, por su aspecto, que era irlandesa... o escocesa.
—¿Por la falda y la gaita? —bromeó ella.

La risa ayudó a que se sintieran cómodos.

—¡Por Dios! Creo que ya nadie pone ese tipo de etiquetas.
De todos modos, su cabello y sus ojos...

—Herencia de mi abuela.

—Una mujer hermosa, seguramente —dijo él, galante—. ¿Me aceptaría un café?
«Directo al grano», pensó Cristina. Lo miró con más atención. Y se le escapó un suspiro. Aquel buen mozo era digno de una segunda y de una tercera ojeada, desde luego. Alto, sólido, formidable. Una maravilla. ¡Lástima no disponer de tiempo!

—Lamento tener que declinar su oferta, señor Rosslare, pero me están esperando. Ahora mismo voy a recoger un coche de alquiler.

—¡Vaya por Dios! —se lamentó él, con simulada contrariedad—. No todos los días puede uno contemplar una cara tan bonita. ¿Hacia dónde se dirige? —se interesó, inclinándose para recoger su propia maleta.

Cristina empezó a empujar su carro una vez que él acabó de colocar en él su equipaje y contestó:

—Hacia el sur, al castillo de Killmarnock.

Él parpadeó un par de veces.

—Un lugar precioso. Y con leyenda. —Caminó a su lado, ambos con sus respectivos carros como si estuvieran en un hipermercado—. Es una pena que tenga una reunión de negocios dentro de un par de horas, de otro modo me encantaría mostrarle las maravillas de Irlanda. ¿Se quedará con nosotros muchos días?

—Aún no lo sé. Puede que una quincena.

—¿Por placer?

—Por trabajo —repuso ella mientras hacía malabarismos para no arrollar a un chiquillo que escapaba de otro mayor decidido a atizarle con una espada de plástico.

—¡Vaya! Parece que el trabajo nos persigue allá donde vamos. —Habían llegado al mostrador de alquiler de vehículos, donde, afortunadamente, no había nadie. Cristina dejó el carro a un lado, se descolgó el bolso y sacó su identificación y los documentos de la reserva.
—¿Seguro que no necesita ayuda? —insistió él.

—Seguro. Gracias.

—Bien. Le deseo una feliz estancia en la Isla Verde. ¡Otra vez será! dijo, suspirando cómicamente—. No olvide tomarse una Guinness o un buen Jameson.
Ella volvió a estrechar su mano, le dio las gracias de nuevo y lamentó que se alejara. ¡Vaya mala suerte! Se volvió hacia el empleado del mostrador.

—Buenos días. Tengo reservado un Rover.

El empleado de la agencia fue rápido y eficaz, y al cabo de pocos minutos, Cristina Ríos Borrell, de veintiocho años, licenciada en letras y, de paso, especialista en pintura, avanzaba por la carretera que salía del aeropuerto y se dirigía hacia el sureste de la isla. Le habría gustado pasar unos días en Dublín antes de comenzar a trabajar, para conocer la ciudad, centro de la actividad política, cultural, económica y deportiva de la isla. Pero lo primero era lo primero, y el trabajo siempre ocupaba para ella ese puesto. Rechazó que fueran a recogerla al aeropuerto y prefirió alquilar un coche para preservar su independencia. La esperaban en Kilkenny. Ya tendría tiempo, cuando finalizara lo que había ido a hacer, para disfrutar de las bellezas de Dublín. Desde luego no tenía intenciones de salir de Irlanda sin conocer unos cuantos lugares de interés... y unos cuantos pubs.

SIGUE LEYENDO PINCHANDO AQUÍ

lunes, 9 de enero de 2017

Preciosa reseña de Alma Vikinga

Desde el blog De todo un poco..., la estupenda autora de novela romántica Ana F. Malory hace esta preciosa reseña de mi novela Alma vikinga. Muchas gracias, Ana, no sabes cuánto me alegra saber que te ha gustado y entretenido. 

¡Ahora sí! Había llegado el momento de enfrentarme a tan bárbaros vikingos y sus sanguinarias costumbres. Y como cabía esperar, me ha encantado.
La historia es estupenda; intensa, pasional y en ocasiones divertida. Los protagonistas, Ishkar y Sayka (unos nombres preciosos además de muy adecuados), consiguen que así sea con sus constantes disputas. Ambos son personas de carácter fuerte, son guerreros y lo demuestran en cada enfrentamiento. Enfrentamientos todos ellos memorables y emocionantes... Sigue leyendo pinchando aquí.

lunes, 2 de enero de 2017

¡Gracias, Serena Miles!


Empiezo el año dando las gracias a Serena Miles, del blog Mi biblioteca romántica, que ha hecho unas muy bonitas reseñas sobre algunas de mis novelas: Lady Ariana, Brezo blanco, Amaneceres cautivos, Luna de oriente y Destinos cautivos. Estoy encantada de que hayas disfrutado con mis historias, Serena. Mil gracias, un abrazo enorme y ¡muy feliz 2017!

viernes, 30 de diciembre de 2016

Opiniones sobre Orgullo sajón

Por si aún no te has decido a leer Orgullo sajón y necesitas opiniones para convencerte, a continuación te dejo unas cuantas para que te animes a hacerlo.

Orgullo sajón no solo es una novela histórica, es un libro que lo tiene todo. Una historia intrigante, apasionada, orgullosa y dónde se demuestra que a veces aunque una no quiera es inevitable ceder ante los sentimientos por muy encontrados que estén. Los personajes están descritos a la perfección. Son luchadores, con carácter y orgullosos. Sin duda, si eres aficionado/a a la novela romántica histórica deberías buscar un hueco, la novela, por sí sola, encontrará ese hueco en tus novelas de este género favoritas. Sigue leyendo pinchando aquí.


Novela que con su cuidada ambientación y descripciones nos traslada a la época medieval, con sus guerras, intrigas y alianzas. Todo ello aderezado con batallas, torneos entre caballeros y un matrimonio concertado que no gusta a ninguna de las partes. Con protagonistas fuertes, obstinados, orgullosos y muy apasionados, que tendrán que hacer frente a traiciones y luchar por lo que desean. Sigue leyendo pinchando aquí.
 
Es un libro muy entretenido, donde la autora juega con el equívoco de personalidades hasta el último momento y del cual os garantizo que se termina con buen sabor de boca, gracias a las múltiples peleas de los protagonistas, los ardides de los enemigos de Wulkan, etc...
Ya tiene unos añitos este libro, de hecho, se publicó en 2009 pero es muy bonita la historia así que os lo recomiendo. Está publicado tanto en papel como en ebook.  Sigue leyendo pinchando aquí.


miércoles, 28 de diciembre de 2016

Sobre el Theatre Royal, Drury Lane

Otro artículo muy interesante en la web de novela romántica RNR  sobre el Theatre Royal, Drury Lane.

Si os apetece echarle un vistazo aquí os dejo un trocito y el enlace para accedáis a leerlo completo.

Theatre Royal, Drury Lane es el teatro más antiguo de Londres, data de 1663 y es nombrado en muchas novelas. Podría decirse que es el líder de los teatros. El primero fue construido gracias a la intervención de Thomas Killigrewy se destruyó en un incendio en 1672. Sobre sus ruinas se levantó uno nuevo, más grande y lujoso, diseñado por Sir Christopher Wren, abriendo sus puertas de nuevo en 1674. Este edificio duró casi 120 años, hasta 1791 en que fue demolido para volver a agrandarlo. El nuevo teatro vio la luz en 1794. En 1809, este edificio también se quemó y fue reconstruido por Benjamin Wyatt y reabrió sus puertas en 1812. Sigue en pie hoy en día. El... Sigue leyendo pinchando aquí.

lunes, 26 de diciembre de 2016

Comentarios y opiniones sobre Lobo





Una de las novelas que mejores ratos me ha hecho pasar, sobre todo cuando la colgué en el blog siendo solo un borrador, ha sido Lobo. Posteriormente, una vez revisada, mejorada y con capitulos y escenas añadidas, fue publicada por Ediciones B. Si no la habéis leído os invito a hacerlo, creo que es una historia muy entretenida, pensada y escrita para hacer disfrutar al lector de unas horas de lectura agradables. Si la habéis leído o tenéis intención de hacerlo, espero que me hagáis llegar vuestras impresiones al respecto.Os dejo a continuación unos comentarios de quienes ya la han leído:


Hacía mucho que no leía online y me ha recordado la época en que no paraba de leer fanfiction, cuando descubrí algunas autoras que publicaban por capítulos historias maravillosas a las que no podía dejar de leer.
Nieves Hidalgo, con su "borrador", como no deja de remarcar, se ha convertido para mi en una autora a tener en cuenta y de la que seguro no tardaré en hacerme con alguna novela suya. De momento, aun me quedan 2 novelas más que leer en su blog para confirmar esta impresión. Sigue leyendo esta opinión pinchando aquí.
 
 
En resumen, «Lobo» es una historia sencilla, quizás no sorprenda, pero sí resulta muy entretenida, para esos momentos en que te apetece leer algo poco complicado, pero con aventuras y buenos giros, además, crea el suficiente suspense para que, dentro de su predecibilidad, mantenga un ritmo ágil que engancha desde el principio. Narrada con un lenguaje cuidado y de una forma amena, con la que disfrutas de cada página, además encontraremos personajes reales de la época que ayudan a situar en el contexto histórico. Sigue leyendo pinchando aquí.
 

... la historia atrapa y se lee con interés, quizá porque esa misma exageración, especialmente ante las injusticias, implica al lector y este acaba por tomar partido. [...] Y como esta es una novela romántica, aparece una encantadora protagonista francesa, educada y aristocrática, pero muy valiente, decidida y con una visión de la vida algo más amplia que la de la rancia España en la que se refugia. [...] En definitiva, me ha parecido un libro interesante con el que pasar unas horas distraídas y que, de paso, refresca la memoria acerca de cómo se vivía en la España del siglo XVIII. Sigue leyendo pinchando aquí.

Siempre digo que la forma en que Nieves escribe es especial, porque sin ser pesado te transporta al lugar con los personajes gracias a los detalles, el punto de historia real que pone lo hacen eso, más real. Los giros de los acontecimientos, la intriga de que pasará a continuación.... Los diálogos son muy buenos, los personajes son de los que no olvidas, de los que quisieras saber más... a mí al menos las novelas de Nieves se me hacen cortas, y no porque lo sean sino porque las disfruto tanto que no quiero que se acaben. En definitiva una novela muy entretenida con una preciosa historia de amor. Mis felicitaciones a la autora por una historia tan maravillosa. Sigue leyendo pinchando aquí.